A propósito de Rosa Vicente y Sònia Gomez en el Tantarantana

Aparecido en el Blog La Segunda Dimensión de Quim Pujol.

Teatre Tarantana, 23 de octubre 2007
Esta sesión doble de Sonia Gómez venía precedida por su éxito en toda Europa, en especial de la primera parte: “Mi madre y yo”.
Para un análisis pormenorizado de la misma os remito al brillante artículo de Catherine Kinztler en su blog (http://www.mezetulle.net/article-6636089.html), que próximamente se publicará en castellano y en catalán en la revista Artributos.
El contraste entre los movimientos de las dos intérpretes resulta hipnótico. El buen gusto de Sonia con el vestuario es legendario. Los vídeos son una obra de arte por derecho propio y gran parte del mérito pertenece a Txalo Toloza.
Sin embargo lo más interesante en una obra que ha rodado tanto es el carácter voluntariamente caótico de su estructura. Madre e hija se interrumpen mutuamente. El ritmo es entrecortado. Entre escena y escena suelen transcurrir pausas más largas de lo habitual.
En un primer momento este carácter desconcierta, porque tiñe la performance de una informalidad anti-escénica. “Escénico” en el sentido de escenario y platea a niveles diferentes, con un marcado carácter espectacular, donde lo que pasa en el escenario es un universo plácido, fluido e inalcanzable. Pero basta con recordar las “Experiencias con un desconocido” de la misma artista: probablemente Sonia Gómez sea anti-escénica por naturaleza. Por eso el mejor formato para presentar sus obras no sea quizás un teatro convencional, sino un espacio reducido con el público al mismo nivel y al alcance de la mano.

Anuncios