“El posicionamiento de Txalo Toloza” en Artributos.

Texto de Quim Pujol aparecido en el último número de la revista “Artributos” dedicado al concepto “emergentes“.

———————–

El posicionamiento de Txalo Toloza

En márketing se considera que cuando más especializada está una marca (Colgate y la pasta de dientes, Gallina Blanca y sus sopas) más éxito tiene entre los consumidores. Sin embargo, hoy en día resulta muy difícil determinar el posicionamiento de un número creciente de artistas porque su obra se encuentra a caballo entre varias disciplinas. ¿Cómo afectará esta ambigüedad al éxito de sus carreras?
La primera vez que vi una creación de Txalo Toloza-Fernández (Antofagasta, Chile, 1975) fue gracias a los vídeos que prepara para los espectáculos de Sonia Gómez. Ya sea en piezas como “Mi madre y yo”, “Las Vicente matan a los hombres”, “Bass, concierto para animales” o “Natural 2” vimos unos vídeos de factura inmaculada que eran obras de arte por mérito propio. Y es que Txalo tiene una robusta formación como creador audiovisual que obtuvo primero en la Universidad de Chile y luego en la UAB de Barcelona. Él cree en el vídeo como lenguaje y le interesan sus posibilidades dentro de las artes escénicas. Toloza reconoce que muchos creadores escénicos se lanzaron al vídeo para adornar o alargar sus producciones, pero que a menudo el resultado era una superposición gratuita o una exhibición técnica. Él se ha especializado en explorar cómo estos dos lenguajes pueden enriquecerse y complementarse mutuamente sin estridencias. Por eso en la actualidad colabora con artistas como Roger Bernat, Jorge Albuerne o la ya mencionada Sonia Gómez.

Pero su relación con las artes escénicas no termina aquí. Txalo también es responsable de una serie de microacciones que desarrolla en inauguraciones y otras ocasiones. Se trata de piezas cortas y sencillas, similares a las que presentaba el grupo Fluxus, y que esta vez sitúan a Txalo entre lo escénico y el arte contemporáneo. En su último trabajo asume sin embargo el papel de co-creador junto con Lidia González Zoilo (ex-Amaranto) en una pieza escénica que consiste en una visita guiada a una exposición que repasa la infancia de los creadores. Martí Sales hace de maestro de ceremonias y le añade un barniz académico a la visita. Esta obra titulada “Superpop” se realizó dentro del Festival Escena Poblenou y se mostró también en el Festival Alt de Vigo y el Fest de Sevilla.

Pero Txalo no se confina a lo escénico y ha presentado instalaciones audiovisuales en el Panorama de Olot, en el Sónar de Barcelona o en las galerías de arte Niu y Miscelànea. Ha trabajado también como vídeoDJ y colabora con Subatak, una banda de música que pertenece al colectivo Micromusic, especializada en producir música con instrumentos de 8 bits, tales como Game Boys y otros fósiles de nuestra arqueología electrónica más inmediata.

En márketing la especialización de las marcas quizás mejore las ventas, pero en el arte el espíritu inquieto y el interés humanista por todas las disciplinas sólo puede enriquecer el trabajo de un artista. Así que esperamos que Txalo siga despreciando las etiquetas de los compartimentos estancos y explore todos los caminos que él crea necesarios. Y al márketing que le den, que ya va siendo hora.”

Quim Pujol.

———————–

Gracias a Marta, Quim y Jordi.

Anuncios