“Txalo Toloza: Pasta de moniato” de Martí Sales para SISMO.

Txalo Toloza es otro de los usuarios de TEATRON que respondieron a la convocatoria de HelloWorld! y van a estar en el festival SISMO. Txalo trabajará en Matadero durante la semana que viene para preparar una videoinstalación que se inaugurará el jueves 15 de octubre a las 20 horas y se podrá ver hasta el sábado 17 de octubre. La videoinstalación será el capítulo 1 (”Me viera mi mamá hueveando por aquí”) de su proyecto “Todos los grandes creadores tienen problemas de piel”, que acaba de iniciar y del que conocemos lo que él nos quiso eseñar en su primera presentación pública hace unas semanas: quiere llevar el sampler a las artes escénicas como primer paso para conseguir el oscuro objetivo de convertirse en un performer y dedicarse a esto durante unos años. Txalo es el responsable de la creación audiovisual de las performances de Sònia Gómez, aunque en “Experiencias con un desconocido show” lo vimos también en escena. También ha creado la exposhow “Superpop” junto a Lidia Gonzalez Zoilo y lleva la dirección técnica de los espectáculos “Rimuski” y “Domini Públic” de Roger Bernat. Martí Sales, que colaborará con él en esta ocasión, ha querido presentarlo con estas palabras:

“Cuidado: se mueve como pez en el agua por doquier –chabolas, escenarios, urinarios chinos, aeropuertos, casas ajenas, esta disciplina, la otra, azoteas gallegas, centros cívicos, festivales, galerías de arte. Nada le es ajeno o menospreciable, juega con todo y no conoce el significado de la palabra vergüenza –tampoco de la palabra sinvergüenza. No lo vais a ver venir, es escurridizo y peligroso y va a hacer de vosotros una obra de arte! Él es Texas Toloza, un cowboy videoplasta del sXXI que, ojo avizor, aprovecha cualquier ocasión para disparar sus artilugios alucinantes y después manipularlos cual doctor enloquecido en su laboratorio barcelonés de Horta, rodeado de cachibaches, marañas de cables y torres de altavoces. Tiene al barrio atemorizado y a la vez, encantado –los sonidos extraños que salen de su casa a altas horas de la madrugada son inequívocos de todo tipo indecible de perversiones. Los pocos vecinos no-abducidos que aún conservan una pizca de cordura hace tiempo que quieren llamar a la policía, pero cuando se lo encuentran por la calle con el periódico en una mano y una bolsa de naranjas en la otra, su sonrisa y su amable buenos días les desconciertan y no se deciden. És un cas com un cabàs, que diría mi abuela si no estuviera muerta y viviera en Horta. Mientras tanto, Txalo sigue experimentando: quien sabe dónde va a llegar y si el planeta corre peligro. En sus manos el corta-y-pega es un arte elevado a la enésima potencia y la copia su particular atolón de mururoa: su octavo arte. Lo tiene todo clarinete: acaba de hacer públicos sus planes maquiavélicos de pasarse los próximos cinco años viviendo de la performance y ya os digo yo que podemos estar seguros que lo va a conseguir. Qué tesón, qué bigotes, qué chapas. Por su físico le confunden con Mario Bros. Por sus obras, con nadie: quién más sería capaz de hacer música con gameboys, de ser el alma gemela chilena de Sonia Gomez, de transvestirse de macho ibérico de la era pop española con Lídia G.Zoilo de azafata. El muchacho tiene madera y va a arder. Entonces llamaremos a los amigos, haremos una barbacoa y celebraremos su éxito –dentro de cinco años, cuando ya esté pensando en un nuevo proyecto que nos dejará otra vez, como decimos los catalanes, de pasta de moniato.”

———–

1.000.000 de gracias Sr Sales. Gracias Teatron. 

Anuncios