Experiencias con un desconocido según esBogota.com

Experiencias con un desconocido.

La artista catalana Sonia Gómez se desliza por el escenario con poca ropa y movimientos desafiantes, mientras Txalo, agachado y de mirada pícara, sigue su cuerpo con la cámara de grabación. Esta es una de las primeras escenas de Experiencias conun desconocido, performance presentado dentro del marco del Festival de DanzaContemporánea Impulsos 2011.

En la obra, Sonia presentó una muestra de las experiencias que ha llevado a cabo con desconocidos como resultado de un proceso donde ella se ofrece en diversas modalidades para que un ‘cliente’ escoja la de supreferencia.

Los convocados son hombres del “tipo proto-solitario de entre 20 y 100años” que decidan alquilarla de manera privada para realizar experiencias ‘artísticas’ y luego llevarlas a escena.

El público de la sala pasa del total silencio a la euforia, la risa y las aclamaciones. La actuación del equipo, y de Daniel y Sergio, los dos colombianos que aceptaron este reto, logró seducir a los asistentes bogotanos. “Aquí el humor está mucho más suelto que en Europa”- expresa la artista- “eso me permite decir más frases, volver la propuesta más caribeña”.

En el proyecto ella realizó un intercambio de correos con Daniel y Sergio, y quince días antes de la presentación, la artista llegó al país para trabajar directamente con ellos.“Se trata de descubrir que vamos a hacer juntos, como yo le voy a ayudar a ese desconocidoy como él puede abrir una etapa que tiene pendiente y que no acaba de saber lo que es; entonces entre los dos ciframos lo que puede ser”.

La artista dice que se ha topado con más cosas de las que imaginaba al principio: “cuando tú conectas con una persona que no conoces es como en los antiguosviajes en tren, donde contabas la vida de repente, pero aquello que querías contar. Ellos a mí me expresan una parte de su vida y luego todo sucede de forma mágica”. Sonia, que ha sido llamada `la puta escénica más divertida del mundo’ dice quesu proyecto va más allá del morbo o del lado amarillista: “No sabía como se iba a interpretar porque la primera aproximación es muy provocativa, pero después eldesconocido entiende que no es para provocar sino que es algo menos explícito”- yagrega- “es algo muy delicado porque no se puede ridiculizar a esa persona, ya que estoyinvitando a alguien para que entre a mi medio y a mi espectáculo, entonces hay que tenermucho cuidado y respeto, aunque al miso tiempo hay humor, desparpajo, y ganas de queellos (los desconocidos) se suelten, se lancen, se expongan de alguna manera”.
Las modalidades de experiencia.

Lectora, En Forma, Performativa y Tú, mi madre y yo, son algunas de las opciones que aparecen en el catálogo de la página web de Sonia. Hasta ahora ha tenido experiencias de diversas modalidades, con más de veinte personas de varios lugares del mundo. Sus favoritas son aquellas que están relacionadas con el movimiento: “esas cosas super-performativas a mí me encantan, como la que mostré sobre estar en el London Bridge en Londres con tres grados bajo cero, haciendo un video encima de un desconocido; la parte física me llega mucho”.

En la obra se presentaron grabaciones de diversos intercambios; entre ellos el impactode un discurso de Salvador Allende en un taxista al que la esposa quería regalarle unalectura por su cumpleaños. “Él es de una ideología comunista, un luchador, un trabajador, entonces este texto es como una especie de Biblia para él, y él no sabía lo que le iba a leer, estaba llorando porque no se lo esperaba”, dice la artista.

En escena,el hombre se vuelve objeto de deseo “La mujer es un objeto de deseo y yo hago una provocación, es como darle la vuelta al espejo y decir ahora vosotros sóis el objeto’. Hay entonces una perversión, como cuandoTxalo sale con zapatos de tacón, y otros clientes también lo hacen para que sepan elsacrificio físico que implica usarlos. De hecho, el espectáculo es para las mujeres que miran, es decir, hago una broma que convierte a ese hombre en objeto y le pasa lo que nos ocurre todo el tiempo a nosotras en la calle cuando llevamos un escote y alguien se gira a mirar”.

Anuncios