La última sesión de “Todo lo que me gusta…” según Anna Pahissa

anna-pahissa

De nuevo salimos de nyamnyam con una sensación de euforia… de haber estado taaaaan a gusto…
Hoy Txalo Toloza presentaba su ultima sesión dentro del ciclo ‘Todo lo que me gusta es inmoral, ilegal o engorda’.
Txalo –artista y sobretodo un tío cojonudo- planteó la sesión como una cena con mucha comida y bebida desde las cuales relacionarnos con la memoria. Sobretodo de la de Txalo, de su desierto del Atacama en Chile, donde nació y vivió hasta los 20 años, pero que inevitablemente conectamos con nuestras propias biografías. Difícil de ordenar la crónica de la velada… fue tan orgánico todo, que saltamos de un tema a otro con la misma naturalidad que saltamos del pisco sour chileno (que los peruanos reclaman como suyo) al brownie, pasando por las papas lahuancaina, la yerba rica rica, y el mezcal (dicen que “para todo mal, mezcal, para todo bien, también : )))
Me quedo también con esa mesa llena de botellas de bebidas que Txalo ha ido trayéndose de sus viajes por Latinoamérica. Seguimos su ruta de sur a norte probando cada una de ellas, en esos vasos en los que pusimos sal de gusanos (sí si, de gusanos), o aquellos que contienen velas para la iglesia y que una vez vaciados y lavados sirven, como dicen, para llenarlos de alcohol y beberlo todo hasta ver a dios. Una pared llena de imágenes y referencias, aparentemente dispares, que nunca lo son cuando forman parte de la vida de uno. El documental de Guzmán sobre el desierto (que además vi hace poquito, maravilloso!), negativos de películas encontradas en el desierto que se conservan a la perfección a causa del clima tan seco de allí ( también los cuerpos de las víctimas de la dictadura, como bien se narra en ese documental), el proyecto de Xavier Ribas, los años 90 de Txalo que duraron 20 años y su obsesión durante esos años por Winona Ryder (quién no se enamoró de ella??); la historia de los Guggenheim que pasaron de adquirir 100 km del desierto invirtiendo en minería, para acabar invirtiendo en arte; Perec también presente. Y Francisco Papas Fritas (por favor googueleadlo para conocer su historia…increíble!!!), o Marginalia, un tío del barrio de Gracia de Barcelona que también está obsesionado con Winona. Y muchas más cosas, que no recuerdo o que me perdí.
Mañana hay que madrugar y a ver quien se va ahora a dormir con tanto estímulo, si lo que yo quiero ahora mismo es volar hacia Chile!

Anuncios