EL CINE REV[B]ELADO: CINE SIN CORSÉS via Madriz

Natalia Piñuel y Enrique Piñuel via Madriz

——

Foto: Maxime Bouchard.
Projectors_photocredit_Maxime_Bouchard_04
El cine como lo conocemos está muy encorsetado. Sus posibilidades de explorar son muy numerosas más allá de la sala de cine y eso es justo lo que quiere demostrar este proyecto, que se pueden explorar nuevas formas de narración. Los comisarios del ciclo “El cine rev[b]elado” son Natalia y Enrique Piñuel, que están detrás de Playtime Audiovisuales, y son ellos los que explican de qué va esta andanza que nos espera a partir del domingo en el Centro de Arte Dos de Mayo.

 ¿Qué se va a encontrar el público?

La gente que asista a “El cine rev[b]elado” se va a encontrar una serie de propuestas performativas, todas ellas estrenos en Madrid, en las que partiendo de conceptos cinematográficos se busca transgredir precisamente los límites tradicionales del cine, ya sea rompiendo con el relato como eje fundamental sobre el que gira la propuesta, desbordando el marco de la pantalla como espacio de proyección o abandonando la sala oscura. En definitiva, propuestas que entiende el cine no como un formato, ni siquiera como un lenguaje, sino como una expresión artística más amplia y multidisciplinar.

 

¿Qué diferencias hay respecto de la primera edición, teníais una misma idea desde el principio?

Sí, desde la primera edición en el 2014 y desde que empezamos a plantearnos el proyecto en sí mismo teníamos claro que queríamos ir más allá de conceptos como “cine experimental” o “cine expandido”, proponiendo en cada sesión una experiencia cinematográfica diferente. Así que en esta segunda edición seguimos trabajando en la misma línea de actuación que en la primera, la de interrelacionar el cine con otras disciplinas artísticas. Para esta edición incorporamos danza, media art y arquitectura expandida, disciplinas que no tuvieron cabida en la primera edición. Otra novedad con respecto a la primera edición es la participación de artistas internacionales, contamos con la presencia del canadiense Martin Messier, la australiana Sally Golding y el portugués Pedro Maia.

 

Decís en la explicación que proponéis “un cine que no tiene por qué materializarse en una película”. Varía demasiado el concepto que se tiene de cine, ¿no?

Sí, de forma convencional todos entendemos el cine como una película. Y es que el cine es un elemento de comunicación tan potente que en seguida fue absorbido por la industria, quien encorsetó las imágenes en una sala como mero producto de consumo. De alguna manera con “El Cine Rev[b]elado” buscamos liberar las imágenes, las historias y le damos una vuelta a las formas de contar, intentando crear experiencias cuya base sea el hecho audiovisual, pero que no se tengan por qué cerrar a un único formato, que es el de la película tradicional.

 

¿Qué tiene este tipo de “cine”? ¿Cómo es su forma de emocionar?

El hecho más significativo es la creación de la experiencia fílmica. Las distintas actividades que conforman “El Cine Rev[b]elado” suceden “aquí y ahora”. También son propuestas que no se han visto hasta ahora en Madrid, con lo que el espectador se encuentra ante algo nuevo y sugerente cada semana. Son actividades, además, que desbordan los sentidos más allá de lo visual y que incitan a la curiosidad y la participación del espectador. No quiere decir que el público asistente “tenga que hacer cosas durante las sesiones”, sino que, después de venir a ver todas estas propuestas, cambiará su concepto de cine y su relación con las imágenes. Como ejemplo más claro de “emoción” tenemos por ejemplo el trabajo de Víctor Iriarte, que estuvo con nosotros la primera edición con “Lisboa” y en esta ha preparado una performance colectiva donde literalmente dormiremos con él (la noche del 23) en el Museo. Víctor activa en sus actuaciones recuerdos personales, se expone ante el espectador y esto genera una empatía difícil de explicar, porque resulta puramente emocional y sincera. Lo mismo con Txalo Toloza que estará también esta edición. Al acabar cada una de sus performances sientes que formas parte de su vida desde ese momento. Son trabajos que emocionan porque están hechos desde la honestidad.

 

¿Es compatible este tipo de performances con el cine mainstream en un mismo proyecto?

En este proyecto en concreto no serían muy compatibles, ya que en “El cine rev[b]elado” intentamos romper con esos rasgos característicos del cine mainstream, y ya no sólo con lo que entendemos por cine más comercial, sino romper con todo tipo de cine que se materializa en una película, como veníamos diciendo. Planteando una forma diferente de entender el arte cinematográfico.

 

¿Qué le falta a Madrid en lo que a opciones de cine se refiere?

En Madrid, pese a todo, aún contamos con una buena oferta cinematográfica y buscando, buscando, se puede encontrar un interesante abanico de películas en los diferentes espacios de proyección de la ciudad. Sin embargo, todavía hay ciertas propuestas, las más arriesgadas, que se dan de forma muy esporádica. Quizás lo que más en falta echemos sea una mayor regularidad en las programaciones de este tipo de obras, ya que éstas suele estar vinculadas, fundamentalmente, a unos pocos eventos de carácter efímero.

Anuncios