Entrevista a Roger Bernat publicada en The Clinic.

Roger Bernat, el director catalán que hace obras de teatro sin actores.

Hoy se presenta Dominio Público en el Parque La Castrina de San Joaquín. Su director, el catalán Roger Bernat, va guiando la acción a partir de las respuestas de los espectadores que los identifican con un grupo, con un pensamiento, con una manera de ser. Dominio Público junto con Pendiente de Voto, el otro montaje que mostró en el contexto del Santiago a Mil, proponen la participación como centro de la acción, cuestionando su naturaleza neoliberal. Bernat lo expone así: “Tú participas, pero ¿hasta qué punto no estás siendo manipulado?”.

roger-bernat

Roger Bernat visita Chile por primera vez para presentar Dominio Público y Pendiente de Voto, dos montajes sin actores, sin diálogos. Basados en la participación que se genera en la audiencia.

El director español lleva cinco años presentando ambos montajes en distintas partes del mundo, haciendo a la gente participar, pero cuestionando a la vez la propia validez del sistema democrático.

Aunque esta es su primera visita, dice sentir cercanía con el país. Mal que mal, la mitad de su compañía es chilena. “España y Chile no están tan lejanos” dice, y no necesariamente por todos los siglos de colonialismo.

“Es mucho más cercano que eso. Ambos son países que han vivido una larga dictadura, y luego un proceso de transición con sus particularidades. Existe un sentir común y una historia ligados a la cabeza de la gente. Un país como España que ha vivido 40 años de dictadura no vuelve a tener una dinámica normalizada con 40 años de democracia. La manera de entender y relacionarse con la cultura, con la educación, con la política son aún dinámicas que están muy cercanas a una manera de hacer y una manera de funcionar de la dictadura”.

Las obras que dirige Roger Bernat hacen participar a los espectadores. Mientras Pendiente de Voto simula un parlamento donde las personas responde sí o no frente a una serie de interrogantes, Dominio Público se presenta en espacios abiertos, y responde a las posibilidades narrativas del grupo a partir de preguntas que van guiando la acción.

“Creo que el teatro es el único arte que habla del nosotros. Habla de cómo es vivir en una ciudad, vivir en una comunidad, y lo que intento es trabajar en esa línea. Si voy a trabajar eso prefiero hacerlo a través de la acción y lo que ofrezco al espectador es la posibilidad de que se manifieste, y que se sitúe a un lado u otro de la barrera. Vives por encima o por debajo de Plaza Italia, ganas más o menos de 300 mil pesos. Tuviste una educación pública o privada. Hay una serie de cosas que marcan más allá de los gustos cinematográficos o nuestras filias sexuales. Y es lo que el espectáculo intenta formalizar”.

Pendiente de Voto va polarizando al público dependiendo de las respuestas que vayan dando, aunque como dice Bernat, siempre es un desafío, ya que el público que acude al teatro es mayoritariamente de izquierdas.

“Ha sido difícil polarizar a un público de izquierda. Siempre nos preguntamos cómo poner el dedo en la llaga y plantear a la gente que se cree de izquierdas si realmente es de izquierdas o qué significa ser de izquierdas” dice.

roger-bernat11

 

¿Apuntas al cinismo de la izquierda?
Podría ser interpretado de esa manera, pero para conseguir eso hacemos preguntas que están fuera de la agenda política. Hacer preguntas que los partidos en los diferentes países no han planteado aún, por lo que tienes que apelar a tu ética. No puedes echar mano del catecismo del partido socialista o liberal. Hay un momento en que la gente se pone a discutir y el teatro se convierte, aún siendo un espacio ficcional, en un verdadero espacio de discusión. Y el lugar donde debiese darse la discusión, que es el parlamento, se convierte en un teatro donde todo el que habla ya sabe lo que va a decir, no va a cambiar su postura según lo que diga el otro y, es más, ni siquiera va a escucharlo porque las diferentes posturas están predeterminadas, y es un teatro en todos los sentidos. Y nosotros, que estamos en el mundo del teatro decimos ‘ya que los políticos se dedican a hacer teatro, nosotros, teatreros, decidimos hacer política’.

¿Le falta política al teatro?
El teatro es inevitablemente político. Ya lo decía Walter Benjamin, desde que la política se convierte en espectáculo, el espectáculo se convierte en política. Los políticos expresan sus ideas a través del espectáculo, y nosotros estamos en el showbusiness, el medio naturalmente político desde incios del siglo XX. Entonces el teatro es política.

¿De dónde surge la idea de que el público sea el que mueva la trama?
Bueno, el teatro es participación. Desde que el cine y la TV están ocupando lo que había sido el papel del teatro hasta el siglo XIX, el teatro ha tenido que moverse hacia un lugar que finalmente es el de las políticas neoliberales: la participación. No hay gobierno que no apele a la participación de los ciudadanos.

La ciudadanía está de moda.
Sí, pero porque mientras la ciudadanía está participando en una serie de cosas, no está participando en las que de verdad importan. Nosotros ponemos una mirada crítica sobre eso: vale, tú participas, ¿pero hasta qué punto no estás siendo manipulado? Por el hecho de votar lo que yo te propongo ¿no me estás legitimando como el que dicta la agenda política?

¿La participación siempre llega a buen término? En España, después del 15M se escogió a un presidente de derecha.
Creo que precisamente lo del 15M ha sido uno de los pocos ejemplos donde la particiáción no iba dirigida. Era genuina, era una movilización. No era una participación encausada dentro de la política del espectáculo: venga y envíe su opinión sobre el tráfico. Luego te dan las gracias, pero ¿alguien te da a opinar sobre la política económica del país? ¿O Sobre la educación del país? No, te hacen opinar de lo que tiene muy poco valor.

¿La crisis en España ha afectado la cultura?
La crisis han cerrado muchos teatros, de hecho el próximo año no tenemos fechas en España.

¿Y en qué otros aspectos se ha expresado?
La crisis lo primero que mata es la seguridad, la comodidad de una comunidad. Pero también crea cosas. Y algo que ha creado la crisis es un sentimiento de solidaridad entre la gente. Cuando hicimos Pendiente de Voto, intentamos hacerlo en un parlamento real y nos pusimos en contacto con diputados que decían que tenían miedo de la ciudadanía. Pero no tuvimos problemas en hacerlo en un parlamento en Bélgica, donde el político tiene claro que el parlamento es el espacio natural de los habitantes, de los ciudadanos. Que es mi sitio, es mi casa, tú no me tienes que dar permiso. Si ese día no se celebra una sesión política, se hace. También intentamos hacerlo en el ex Congreso de Chile, pero era impensable. ¿Ves como las historias española y chilena están hermanadas?

Hermanadas por el fascismo.
Sí, lamentablemente.

Anuncios

Lagartijas tiradas al sol & Txalo Toloza. Entrevista para SISMO TV.

Dentro del proceso de creación de “Mexicanos al grito de guerra. 30 años de narcotráfico en México”, que desarrollamos en conjunto con  Lagartijas tiradas al sol para el Festival Sismo de Madrid, Pablo Caruana, gacetillero y director del festival nos hizo la siguiente entrevista. Las imágenes y el montaje están a cargo de Eva Versus.

We can be heroes. Entrevista para “Pearls for the wine”

Txalo Toloza. We Can Be Heroes

 

Chileno, performer, videasta vocacional, bailarín accidental, creador, músico con game-boys… Un tipo con suerte, un bicho raro (ojo, Txalo dixit).

Cuenta en su espectáculo “Todos los grandes tienen problemas de piel” que cada diez años deberíamos cambiar de profesión radicalmente; algo así como que si durante diez años te has dedicado al mundo del espectáculo, deberías plantearte seriamente dar un giro a tu vida y convertirte en jardinero o administrativo y viceversa. Pues bien, al llegar al decenio en su antigua profesión, y a pesar de una influencia familiar que le empujaba al mundo de la abogacía o la minería, Txalo se decantó por los escenarios. Y de qué manera.

Habitual en los trabajos de Sonia Gómez o Roger Bernat, Txalo debuta ahora con ésta su primera creación escénica firmada por él. En ella nos presenta un sampler escénico, algo así como un pedazo autobiográfico contado a base de pequeños fragmentos de trabajos de Marina Abramovich, Robert Wilson, Paris Hilton, Julio Iglesias, Leo Messi o David Bowie, entre otros.

“Todos los grandes tienen problemas de piel” es un trabajo fresco y espontáneo creado y ensayado en habitaciones de hotel durante distintas giras por México, contrastado con su dramaturga vía Skype y representado en casas particulares, galerías de arte y otros espacios.

Estamos ante un teatro no convencional que llega al espectador por su cercanía y por su capacidad para hacer reír y emocionar; un teatro que el propio Txalo nos invita a grabar o a copiar cualquier parte del mismo diciendo que es nuestro.

Tras asistir a su espectáculo en el Antic Teatre de Barcelona nos citamos con él en su “oficina”, la plaza del MACBA…

¿Por qué viniste a Barcelona?
Llegué con 21 años para estudiar un máster en guión de cine en la Universidad Autónoma.
Al acabar, estuve trabajando con varias productoras, después decidí que no era eso lo que quería hacer y tuve tres años haciendo trabajos “de sudakas” para desaprender todo lo que había aprendido. Estos años fueron vitales para lo que soy ahora.

Si no estuvieras aquí, ¿dónde?
Bruselas o México. Es posible que marche a Bruselas.

Recomiéndanos un festival.
El SISMO, de la Sala El Matadero de Madrid y el MAPA, de Pontós. Me interesan los Festivales de Site Especific.

Ahora preguntas tipo test… Un disco.
¡Qué difícil!… “His’n’hers”, de Pulp.

Un/a artista.
Sonia Gómez y Sophie Calle.

Un bar o restaurante de Barcelona.
Para ir a comer algo el BJ, para tomar copas el Tahití, antiguo Benidorm. Está uno enfrente del otro, así que cuando salgo de ver el partido y comerme unas bravas en el BJ paso a tomarme un cocktail al Tahití.

¿A quién te falta por samplear?
Uf, a muchísima gente, pero alguien a quien he intentado y que no he conseguido es Angelica Liddell; es imposible.

¿Cuál crees que será tu siguiente profesión?
Podría ser chófer.

Pongámonos en plan visionario, ¿cómo ves la cultura del futuro?
Ojalá que desligada de la política cultural.

¿Y la del presente?
Creo que es muy fácil lloriquear quejándonos de aquello que nos falta a los creadores emergentes para trabajar; pero eso es de losers, tenemos que crear espacios. En cuanto a la precariedad laboral, de alguna manera pienso que forma parte de nuestra postura política.

¿Y tu visión de la cultura del pasado?
Crecí en un país donde la cultura estaba muy mal vista; viví en una dictadura hasta los 15 años, la cultura era subterránea y estaba reprimida. Creo que eso sin duda tiene que afectar.


Texto:Alicia González
Foto:Emelie Söderberg

La artista Sonia Gómez se ‘alquila’ a desconocidos / Entrevista en El Tiempo de Colombia

La creadora estará al Festival Impulsos: 10 días dedicados a la danza en Bogotá.

A Sonia Gómez la han llamado ‘la puta escénica más divertida del mundo’, pues su obra Experiencias con un desconocido es, en sus palabras, un intercambio creativo en el que ella se “alquila a un cliente de manera privada para hacer una serie de experiencias artísticas”.

Y es solo con hombres, advierte. Aquellos del tipo ‘varón proto-solitario de entre 20 y 100 años’ -como se lee en el perfil de clientes armado por la artista- dispuestos a contactarla por Internet para entrar en su vida, viajar con ella, cenar con su madre o actuar bajo las normas que la artista establezca.

Las experiencias artísticas que vive con los desconocidos terminan en escena y ellos pagan para hacerlas (un valor que convienen privadamente). Esta vez, las hará con dos colombianos durante el Festival Impulsos, que comienza este 28 de abril en Bogotá.

Uno de ellos es un compositor, de 22 años, descrito por Gómez como de “buen talante y muchas ganas de descubrir cosas”; el otro es más cercano a los 30 y trabaja en el área de la administración.

Gómez habló con EL TIEMPO desde Barcelona.

¿De qué se trata esta obra?

Es un intercambio entre personas que no son de las artes escénicas y yo. Una vez se hace la propuesta pública (en su blog) los desconocidos miran en el catálogo, eligen una o varias de las siete prácticas y me escriben. Luego los escojo. El primer mensaje que me envían es muy importante para saber si entienden el proyecto, dada esa primera imagen de provocación; veo si comprenden que es una broma, una broma seria, porque este es mi trabajo.

¿Por qué con desconocidos?

Uno siempre ve una masa de gente y la ilusión es llegar a cada una de esas personas. Esta fue una forma de hacerlo.

¿Buscaba explorar el universo masculino?

A priori, la propuesta tiene algo de escandalosa, pero es solo la puerta de entrada para remover tabúes, diferencias de género. Proponerse, alquilarse a un producto, tiene unas connotaciones muy específicas.

¿Cómo es el trabajo con el desconocido?

Es lento. Entre los dos definimos qué le puede interesar a esa persona y qué tipo de confrontación tendrá con el público. Voy 10 días antes al lugar de la obra y montamos dos escenas, pero nunca es el mismo espectáculo. También muestro un resumen de las experiencias con otros desconocidos. En Bogotá, no habrá uno, sino dos desconocidos locales.

¿Cuántos la han contactado?

En el mundo unos 60, pero he podido tener experiencias con 20, por circunstancias geográficas. Una vez, un periodista se hizo pasar por desconocido y también trabajé con un joven chino. Viajé dos veces a China y él vino a Barcelona.

Y los riesgos…

Hasta ahora no he tenido malas experiencias.

¿Qué tienen los elegidos?

Deben tener disponibilidad porque el trabajo es a doble: yo propongo y descifro, pero tienen que estar abiertos para intuir y descubrir el lado que me quieren enseñar. Varía mucho. A un desconocido tardé dos años en contestarle.

¿Qué experiencias han pedido?

Un chico, que era poeta, escogió la ‘Lectora’ (en la que ella sigue al cliente a donde vaya para leer lo que él quiera). Pero la más usual es la performativa y la de club: las relacionadas con el movimiento.

¿Les cambia la vida?

Sé que eran hombres que estaban en una revolución personal. A veces, cuando estás buscándote, es bueno hacer algo que no esperabas. Por ejemplo, el chico al que le contesté dos años después, estaba superando un cáncer; con él fue especial hacer una escena.

¿Por qué solo hombres?

Aunque las diferenciaciones de género son ridículas, existen; pienso que tal vez con mujeres íbamos a estar en un mundo empastado, aburrido, porque somos iguales.

¿Cómo involucra a su madre en la obra?

Mi madre solo lo ha hecho una vez porque sí hubo un desconocido que escogió la opción de cenar con ella, pero es complicado porque es una mujer mayor.

Experiencias por catálogo

Algunas actividades que los desconocidos pueden hacer con Sonia Gómez (SG):

Lectora: SG lo sigue a donde vaya para leerle lo que usted quiera.

Performativa: SG pone su cuerpo a su disposición para dar forma física a todo lo que soñó.

Tú, mi madre y yo: permite entrar en la vida de SG y comer con su madre.

Una chica de película: SG reinterpreta a la actriz que usted quiera, donde desee.

Traveling: SG se va de vacaciones con usted.

Son 21 obras y 22 compañías

Del 28 de abril al 8 de mayo, Bogotá será la anfitriona de lo más innovador de la danza internacional. Veintiún obras y 22 compañías de siete países llegarán al Festival Impulsos, cuyo invitado de honor es Cataluña y Balerares. Lo organizan la Fundación Teatro Nacional y la compañía de danza L’Explose. La cuota colombiana del evento son los grupos Estantres Danza, L’Explose, Danza Común, Tercero Excluido, Entre Tierra, La Compañía, Colectivo 6 Grados, Duvento, Proyecto Tempestad, Artífice Danza y Olga Barrios.

Teatros y boletas

El festival se presenta en los teatros Nacional La Castellana, Mayor, Estudio, Leonardus, Casa del Teatro y Varasanta. Horario: lunes a domingo, de acuerdo con la sala. Precio: desde 22.000 pesos. Boletas: En Tuboleta.com o en la Fundación Teatro Nacional. Programación: www.festivalimpulsos.com.

Catalina Oquendo B.
Redacción Cultura