Le sacre du printemps @ Chalon Dans la Rue, 2012.

 

Luego de dos años recorriendo salas esta semana hemos estrenado la versión de calle de “Le sacre du printemps” de Roger Bernat / FFF. En este caso en el campo de fútbol del Pré du Saint Jean en Chalon Sur Saone, dentro del festival Chalon dans la rue 2012.

Anuncios

La consagración: Instrucciones de uso.

Imagen 1

Instruccions d’ús.

Com amb la majoria d’electrodomèstics és més fàcil deixar les instruccions de banda. Si, tot i així, tu lector decideixes saltar-te la primera de les Instruccions d’ús, aquí venen les altres:

Els meus últims projectes (Domini públic, Pura coincidència i La consagració de la primavera) ignoren l’aura benjaminiana que el teatre del segle XX s’ha entestat a conservar. Són espectacles que, enlloc de recolzar-se en la presència i emocions de l’intèrpret, s’afirmen sobre un buit enfrontant l’espectador a un dispositiu. Però què significa enfrontar-se a un dispositiu?

1. En no poder-se identificar amb l’actor o l’escenografia –primera acció de l’espectador de teatre– i sense altres coordenades que uns senyals en un teatre en el que el públic és l’únic habitant, l’espectador ha d’actuar per afirmar el seu desig. A diferència de l’espectador que desde la butaca estant jutja allò que un grup d’intèrprets desplega davant dels seus ulls, l’espectador inmers en un dispositiu ha de decidir quines són les indicacions que el portaran a ser testimoni de l’espectacle i, el que és més difícil, ha de decidir què és una indicació. Què és de tot allò que l’envolta allò que el parla a ell? I, un cop identificat el senyal a la paret, la veu en l’auricular o el llum encès al final de la sala, decidir seguir-les cegament, quedar-se a una prudent distància o mantenir-se’n al marge. Inmers en el dispositiu l’espectador pren decisions i actua, i és en participar que l’espectacle s’expressa i el reivindica.

2. El terror de tot espectador és convertir-se en actor. La violència que s’exerceix per col·locar l’espectador en la posició de protagonista fa de tota participació un mecanisme macabre que afirma el poder de qui la permet. En canvi, el dispositiu no és un element extern que convidi a participar sino que situa l’espectador en una situació d’inmersió. L’espectador es troba en una realitat ficcional com l’avatar en el videojoc. No hi ha cap espectador privilegiat que observi els espectadors, aquests habiten un espai durant el temps que dura l’espectacle i és en transitar-lo que es genera la ficció. Tots i cadascun dels espectadors esdevenen així actors i els que decideixen quedar-se en el perímetre i observar, lluny de conservar el seu status d’espectadors, són a la vegada actors que representen el paper d’observador.

3. Però el preu d’actuar és construir la pròpia soledat. L’espectador s’enfronta a un mecanisme que l’individualitza separant-lo de la resta d’espectadors. Aquesta soledat, que d’altra banda és més fantasmal que física donada la presència d’altres espectadors a la sala, és accentuada perquè, tal i com apunta Roberto Fratini, «el contingut vocacional de tot dispositiu és l’evacuació de tota autoritat, quan no de tota autoria». L’espectador no està davant d’un sistema fort del que cal protegir-se, com seria el cas dels espectadors guimbant en els primers espectacles de la Fura dels Baus, sino que, elidida la part actant de l’espectacle, ha d’experimentar la sensació de pèrdua de qui busca quelcom que desconeix en un escenari sense coordenades.

4. I tanmateix, en sotmetre’s al mecanisme que permet l’espectacle, l’espectador estableix nous vincles amb aquells que experimenten la mateixa pèrdua en la foscor d’un teatre intangible. El dispositiu aïlla enfrontant l’espectador al seu desig (d’espectacle) i alhora problematitza el concepte de pertinença al grup. Què diem quan utilitzem la paraula nosaltres? I nosaltres enfront de què? Tot i que l’estratègia de tot dispositiu sigui passar desaperçebut esborrant-se, en afirmar un nosaltres és inevitable fer-ho enfront d’un altre que en aquest cas és el sistema que permet l’espectacle. En algun moment de l’espectacle és inevitable formular-se la pregunta de qui ha deixat aquells senyals que l’espectador segueix i amb quins objectius.

5. L’espectador es troba davant d’una forma que es reivindica a través de la presència del públic. El públic vol veure un espectacle però a canvi ha de formar-ne part. Es produeix així una tensió que, si bé és consustancial al binomi obra-subjecte, aquí és especialment palesa. Agamben escrivia en el seu breu assaig Què és ser contemporani que tot dispositiu «està inscrit en un joc de poder». L’espectador segueix les regles d’un joc del que desconeix els objectius i tem les servituds. Està en mans d’un mecanisme acèfal –com l’univers, la natura o la xarxa de metro– que sembla funcionar al marge de l’espectador. Només en transitar-lo aconseguirà extreure conclusions mentre decideix si obeïr o conspirar o, en una versió perversa de l’eqüació, obeïr conspirant. Però en tot cas l’espectador haurà de pagar amb el propi cos i comprometre’s.

—————————–

Este fin de semana (viernes 29 y sábado 30 a las 21h) actuamos en el Mercat de les flors de Barcelona con La Consagración de la primavera. Es nuestro último espectáculo. Lo estrenamos el año pasado en México y después en varios teatros, entre los que hay el Teatre Lliure y el Centro Pompidou de Metz. No es habitual que la gira nos lleve dos veces a Barcelona, así que probablemente sea la última oportunidad de ver esta pequeña maravilla, homenaje a Pina Bausch en la ciudad condal. Como ultimamente paramos poco por Barcelona será la oportunidad de vernos y celebraremos entre otras cosas, el dia munidal de la danza.

Al acabar el espectáculo, el Mercat de les Flors proyectará La consagración de la primavera en la versión que hizo Pina Bausch en el 1975, obra con la que nos hemos basamos para nuestro homenaje.

El Festival Teatro Gayarre de Pamplona será la próxima programación nacional que incluia nuestro espectáculo, el 21 de mayo.

Sobre “La consagración de la primavera” en León.

El teatro intervenido por el espectador.

Por Manolo García. Milenio, León.

Roger Bernat hizo participar al público en su obra. Todos se miran, algunos se cuestionan, los más osados entran a escena divertidos, el ensamblaje teatral toma visos de coreografía.
Cuando la imposibilidad toca los terrenos del teatro todo es posible y no es una contradicción aunque lo parezca, pues esta imposibilidad del hecho teatral se verifica al momento que se piensa en un conglomerado de personas que van a gestar justo en 55 minutos de duración un acontecimiento escénico. Pero sucede.

En La Consagración de la Primavera, Roger Bernat toma por asalto al público, lo mete en medio de unos audífonos y lo monta así sin más, en el inmenso vacío de un escenario para que accione, siga rutinas e indicaciones preestablecidas.

Todos entonces se miran, algunos se desconciertan, los más entran a la posada escénica divertidos. En minutos aquello ya es un ensamblaje teatral con visos de coreografía.

Bernat toma la pieza de Igor Stravinsky, que catapultó Pina Bausch, y orquesta ésta anómala composición plástica llena de cuerpos, de dudas, de movimientos encontrados, agrupaciones humanas que se entremezclan.

Si la premisa del principio teatral es que basta una persona que observa y otra que es observada para cumplir el rito, entonces, ¿Dónde sucede pues el teatro? ¿Hay ficción? ¿La ficción ocurre en la cabeza del espectador? ¿Dónde quedó el conflicto? ¿Tendría que haberlo?

Se pasa del concepto decimonónico del espectador a la de participante/constructor, una práctica común a las modernísimas (válgase el término) teatralidades principalmente europeas, que desde la década de los noventa irrumpen cada vez más en los escenarios.

Bernat es un producto de toda esa generación que busca el teatro como un estímulo para la provocación. Desde que creó General Eléctrica en 1997 hasta su cierre en 2001, creó espectáculos bomba, revestidos de agitación, performance, instalación, work in progress y apuesta riesgosa por lo no común, lo que le ganó el mote de Enfant terrible.

Una de las líneas definitorias del pensamiento teatral de este catalán se encuentra tanto en su sitio web como en lo que declaró en 2003 al diario El País.

“Hoy día es más fácil hacer un espectáculo con cincuenta millones que con tres. En un teatro oficial estás obligado a trabajar a lo grande y a pasar por veinte mil filtros. Al acabar Que alguien me tape la boca me dije: quiero montar piezas rápidas. Prefiero menos dinero y un trabajo continuado. Huir de la escenografía como ornamentación. Ser el técnico, el director, el actor y el que recibe a la gente”.

En 2009 giró por México con Dominio Público, que también se presentó en el FIAC y cuyo formato es igual al que trajo a esta edición de Festival.

La Consagración de la Primavera se concretó en 2009 en un taller que dio en el país para el encuentro Transversales y hasta ahora sigue su temporada de presentaciones en varias partes del mundo.

Ambas presentaciones de Bernat tuvo un cupo limitado y cada participante pudo construir y habitar el fantasma de la nada escénica, sentirse pues, un hacedor del acontecimiento teatral pese a todas las imposibilidades.


El teatro participativo de Bernat

El carácter dramático de La Consagración de la Primavera pasó a segundo término. El desconcierto de los participantes, las risas, y la tragedia que se exaltó en la puesta en escena de 1978 a cargo de Pina Bausch, fueron ahora un tanto cómicos.

“Lo que buscamos es reconocer la importancia del espectador en el evento escénico”, comentó Txalo Toloza, director técnico y co-creador del espectáculo, quien estuvo en León en representación del director general de la compañía FFF, quien se encontraba de gira por Inglaterra con otro montaje de teatro interpretativo.

Según Txalo (videoasta chileno radicado en Barcelona desde hace 15 años), el espectáculo presentado en el Museo de Arte e Historia de Guanajuato como parte del programa de artes escénicas del FIAC 2010, forma parte de una trilogía, que se completa con la puesta en escena Dominio Público, y Pura Coincidencia, en el que también es fundamental la participación del espectador.

Luego de que dos obras de Roger Bernat terminen de girar por México en Inglaterra, la compañía llevará La Consagración de la Primavera, a un festival de arte escénico en Finlandia.

“Será interesante presentar este espectáculo ante un público nórdico; se ha presentado en varios países de cuatro continentes y se crean espectativas sobre la reacción de cada espectador”, concluyó Toloza.

Primera fotos: La consagraciónde la primavera @ MexicoDF

FFF lo cuenta así en su blog:

“Blenda, reputado fotógrafo mexicano, hizo las fotografías del preestreno del espectáculo en el Teatro Milagro (México DF). Son maravillosas y dan una idea bastante ajustada de lo que ocurre durante el espectáculo. Se pueden consultar aquí, un pase de 33 imágenes, la mayoría en un suntuoso blanco y negro.”