MU-TO EXCAVAR UN TUNEL HASTA CHINA

Un proyecto de Laida Azkona Goñi.

Visitarás un lugar totalmente distinto, no es necesario decidir de antemano si es el futuro o es el pasado. Susan Sontag

Dirección e interpretación Laida Azkona Dramaturgia Pablo Gisbert
Asistencia dirección e interpretación Tanya Beyeler Espacio sonoro Jordi Verdú
Creación audiovisual Mariana Miranda Vestuario Mikel Colás
Diseño de iluminación Carlos Salaberri Concepción Laida Azkona y Verónica Eguaras Fotografía Hodei Torres
Diseño gráfico Marcos Morau

Sinópsis
Lo que es real en mu-to empieza ahora. es el tiempo que pasarás en esa butaca.

Mu-to es también un viaje.
Es tu cuerpo, que contiene todos tus recuerdos, experiencias y la totalidad del olvido. adentrándote en tu memoria decidirás reinventarte.
Entre la autobiografía y la ficción, entre lo documental y lo escénicamente costruido. recuperarás lo posible y provocarás lo imposible.

Una coproducción del Gobierno de Navarra, Instituto Navarro de Juventud y Bilbao Eszena. Proyecto creado y desarrollado en residencia en AZALA, espacio de creación; CRA’P, pràctiques de creació i recerca artística y el Centro Apolo-Hermilo de Recife.
Con el apoyo del Instituto Cervantes Recife, La Poderosa y el Instituto Ramón Llull.

 

Mu-to es un ensayo sobre el presente.
Un dispositivo escénico diseñado para reemplazar la memoria individual moldeando los recuerdos a través del deseo y del entorno.

El pasado es imprescindible para conocer el presente, por eso mu-to manipula el presente cambiando el pasado.

Laida disecciona el recuerdo acumulado en las últimas décadas. Reinventa su historia en un diálogo entre lo biográfico y lo colectivo., moldea los propios recuerdos según experiencias ajenas.

Busca viajar junto al espectador en los fragmentos de memoria que comparten.


Mu-to es una exploración escénica en torno a la memoria. Con la razón y la intuición como herramienta, nos propone un viaje por los recovecos de la memoria individual y colectiva. Una performance que mira más allá de los contornos fijos, permite al espectador percibir la obra a través de sus propias vivencias creando un sentido único en la mente de cada espectador.

Nuestros recuerdos del pasado son una construcción realizada en el presente. Por lo tanto, siempre están sujetos a la subjetividad. Ante la imposibilidad de recordar el pasado tal y como era, Laida decide reinventar la propia memoria a través del deseo. Así establecerá una nueva relación con sus recuerdos. Una auto biografía colectiva narrada en segunda persona que recolecta impre- siones, recuerdos y parte de lo olvidado.

Este juego manipula la veracidad de las memorias del pasado personal activando un dispositivo escénico. El texto deliberadamente confunde al espectador, lo relatado se mezcla con sus recuerdos transformando lo personal en colectivo. El imaginario presentado en escena pertenece tanto a la artista, como a cada espectador.

Anuncios